Plásticos conductores de electricidad para los sectores médico, de automoción y militar

Estos plásticos contribuyen a evitar interferencias en equipos electrónicos, reducen el coste de fabricación y disminuyen el peso de la pieza final en un 60% además de ser respetuosos con el medio ambiente

Aimplas ha presentado en Bruselas este proyecto, cuyo objetivo ha sido el de mejorar las propiedades eléctricas y físicas de los materiales plásticos empleando nanotubos de carbono y otros aditivos conductores.

El desarrollo de estos nuevos compuestos termoplásticos conductores, aparte de evitar los fenómenos como las descargas electroestáticas o el apantallamiento electromagnético, han mostrado una mejora funcional en las aplicaciones en las que se han integrado además de un importante ahorro energético y de costes de fabricación respecto a las existentes.

Este nuevo compuesto plástico puede tener una gran cabida en sectores como la automoción , médico, militar, eléctrico o electrónico.

Plásticos Erum. La proximidad al cliente marca la pauta

La edición digital de la revista El Exportador de ICEX dedica en su número de febrero un artículo del Grupo Erum.  Dentro de su apartado Inversiones, donde cada mes se analiza un país distinto desde la perspectiva de la inversión española, la publicación hace referencia a la presencia de Erum en Marruecos.

El Exportador analiza la estrategia de la empresa desde el punto de vista del mercado exterior a través de una entrevista a Blanca Erum, adjunta a la Dirección General.

La entrevista y el artículo completo puede verse en:

http://www.el-exportador.es/icex/cda/controller/PageExportador/0,8723,6735394_6735499_6742676_4654622_4648390,00.html

 

Asfalto más resistente con perchas y tapones de plástico

Administraciones públicas, universidades y empresas españolas como Plásticos Erum han participado en un proyecto para la creación de una nueva mezcla asfáltica que consigue reducir el presupuesto de mantenimiento de las carreteras, y que ha sido elaborada a partir del reciclaje de alrededor de 20 toneladas de perchas, tapones, envases y neumáticos.

Este nuevo material se ha colocado en un tramo de dos kilómetros de la M-300 de Madrid en los accesos a Alcalá de Henares, para estudiar su comportamiento durante los próximos 18 meses. A lo largo de dos kilómetros del trazado se han extendido cuatro tipos de mezclas asfálticas modificadas con diferentes tipos de residuos, concretamente perchas de poliestireno, tapones de polipropileno, envases de polietileno y polvo de caucho procedente de neumáticos fuera de uso.

En este trazado está previsto medir y valorar el comportamiento de los seis centímetros de espesor de la capa de rodadura mediante una serie de ensayos de control de calidad y monitorización.

Hasta el momento, los ensayos en laboratorio permiten saber que además de los beneficios medioambientales, la nueva mezcla asfáltica posee mejores características técnicas que las tradicionales y además es más duradera, por lo que se prevé minimizar las operaciones de mantenimiento con el consiguiente ahorro económico.

Este tipo de proyectos suponen una gran iniciativa para aumentar las posibilidades de valorización de los residuos plásticos.